Los agujeros negros de Tarancón (7): El Hotel Polo

El Hotel Polo todavía no se ha convertido en un "agujero negro", pero va camino de ello...Aunque un día las excavadoras lo tumben, siempre permanecerá en la memoria de varias generaciones de taranconeros. El artículo de esta semana lo firma nuestro colaborador, Jesús Gabaldón Navarro.

Fotos

Se construyó en la década de los sesenta, pero, sin duda, la eclosión del mismo se produjo en los años setenta. Además de ampliar la oferta de hospedaje y restauración de nuestra ciudad, el Hotel Polo se convirtió en un referente de la vida socio-económica, artística y cultural, y si me  apuran hasta política, no solo de Tarancón, sino de la comarca.

Regentado por un prestigioso restaurador local, de una familia procedente de la hostelería, desde el primero momento se identificó con las inquietudes de los jóvenes de la época. Si los mas entrados en edad, eran habituales al café matinal y de sobremesa; los jóvenes acudían, principalmente, por la noches y los fines de semana.

Sus salones, además de acoger numerosas bodas,  fueron escenarios de muchas reuniones públicas. En ellos, surgió el Circulo Cultural Fernando Muñoz, del que salieron mas tarde otras ramificaciones artísticas y culturales (grupos de teatro, de música, publicaciones periodísticas, asociaciones  fotográficas…). En el Hotel Polo se vivieron, intensamente, los últimos años del anterior régimen y los primeros de la transición a la democracia. Por sus locales pasaron, entre otros, Miguel Ángel Martínez, Enrique Barón, Virgilio Zapatero, Luis Yáñez, José Bono…Eran reuniones semi-clandestinas a las que en alguna ocasión, le acompañaron el estruendo de los petardos de grupos de diferentes ideologías, que no estaban muy de acuerdo con lo que venía.

El hotel Polo era la parada oficial de la línea de autobuses Madrid-Cuenca-Valencia, de Auto-Res. Y, como consecuencia, era frecuente ver en la barra del bar o en los salones a personalidades de las letras, la información o la política de las capitales cercanas.

De sus salones surgieron grupos musicales locales como los Trancos o los Ekos, que actuaban los domingos. Tomó la alternativa de los tradicionales “guateques”, que hasta entonces se hacían en locales improvisados o incluso “cuevas”, transformando una de sus salas, en una “discoteca”  con luces de colores.

En 1984 comenzaron los problemas en torno a la propiedad, para finalmente cerrar sus puertas. Desde entonces el edificio sigue esperando una solución que parece no ser fácil. Observado por, al menos, dos generaciones de taranconeros, que sienten cierta nostalgia  hacia un edificio que se encuentra en estado de abandono total. Hasta no hace muchos meses con los cristales rotos, ahora se han tapiado los huecos.  Con la idea, suponemos, de que no siga deteriorándose más. Somos muchos los que esperamos una solución adecuada para este edificio, en el que convivieron durante muchos años jóvenes inquietos dispuestos afrontar la nueva etapa que se estaba construyendo. Sus paredes, tienen, saben, conocen y son parte de la historia de unas décadas en las que se fraguó el presente democrático de este pueblo y del país.

Fdo. Jesús Gabaldón Navarro

 

Promedio: 4.3 (6 votos)

Comentarios

Deja un comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
Formato de entrada
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las palabras no apropiadas se sustituirán por su versión filtrada.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

¿Quieres insertar html? Echale un ojo a nuestros consejos de composición.

CAPTCHA
Esta pregunta es para prevenir posibles envíos de spam
Image CAPTCHA
Introduce los caracteres de la imagen respetando las mayúsculas / minúsculas.