Las hojas secas invaden el Parque de María Cristina