La pandemia se lleva a un taranconero enamorado del cine