Y al tercer día… resucitó.