Carta de un taranconero indignado

Los taranconeros, la mayor parte de la veces que hemos viajado a Cuenca ha sido para renovarnos el DNI o asitir a las consultas médicas del Hospital Virgen de la Luz. Desde hace unos años ya no hace falta ir con el carné en la boca a cuenca capital, en Tarancón no podemos hacer el DNI. De lo que no nos libramos es de madrugar para ir a la consulta del especialista médico...

Fotos

He tenido que espera toda la mañana a que se me pasara, en la medida de lo posible, mi tremendo enfado, he meditado con toda la profundidad de que he sido capaz, y aunque estoy algo más calmado, no puedo deshacerme de la indignación y vergüenza que siento por la sorpresa que me ha causado escuchar al locutor de La SER de Cuenca, a eso de las ocho de la mañana, decir que el "descenso de cartillas en la comarca de Tarancón, hace inviable dotar al CEDT de otra plaza de pediatra, y pone en peligro la concesión de otras peticiones", lo digo resumido porque se ha extendido algo más. Estuve a punto de llamar a nuestro alcalde, pero me frenó la hora que era, y tampoco le he llamado después, porque he considerado que sin duda pensaría como yo o leería este artículo, que posiblemente me ocasione perder alguna amistad y debilitar otras, pero es que no me puedo contener en expresar lo que de verdad hoy siento después de la indignación que me ha causado esa tremenda e increíble noticia.

¿Qué pretenden los responsables político-sanitarios de nuestra provincia y región?, ¿Indignar a los habitantes de Tarancón?, ¿Insultar a toda una comarca?, porque de verdad no puedo explicarme tamaña barbaridad salida de la boca de algún político imprudente, sin duda de poca experiencia o inteligencia, porque de alguna declaración habrá sacado el locutor lo que ha dicho, no se va a inventarse la noticia.

Pero yo le preguntaría a quien lo haya dicho, si por la misma regla de tres, por el mismo cálculo matemático, no habría que suspender inmediatamente las obras del nuevo hospital de Cuenca, y las nuevas inversiones que se están realizando en el Virgen de la Luz, pues nuestra capital y su comarca han perdido más habitantes que la nuestra, y de ciudad a ciudad, Tarancón ya llega a los 17.000 habitantes censados y más de 3.000 que trabajan, e incluso viven en nuestra ciudad y tenemos que contarlos como población flotante, y porque la despoblación progresiva de toda la provincia, y siguiendo el mismo criterio que tienen con la comarca de Tarancón, no estaría justificado ningún gasto extra en absolutamente ninguna infraestructura sanitaria porque "no hay suficientes cartillas".

La comarca de Tarancón, como todas las comarcas de la provincia, e incluso muchas del resto de provincias de la Comunidad Autónoma, están sufriendo una lenta y progresiva despoblación, principalmente los pueblos pequeños, pero la ciudad de Tarancón en 1979, no llegaba a los 10.000 habitantes, pero hoy tiene 20.000, es decir: en 40 años ha doblado su población, a pesar de numerosos contratiempos y descalabros, como el cierre de empresas importantísimas para su economía, como Orbea, Thomson, Nutisa Tahiyo, la caída del mercado de las legumbres y los cereales, el cierre de sus tres fábricas de harinas, y la tremenda pérdida de habitantes que sufrió en la última crisis con la explosión de la burbuja inmobiliaria, que provocó la emigración de unos 3.500 trabajadores, fundamentalmente inmigrantes del Este de Europa que aquí habían encontrado hogar y trabajo.

Otros pueblos de nuestra provincia también son excepción en la sangría continuada de la despoblación, como Quintanar del Rey, Minglanilla, Motilla del Palancar, Pedroñeras, Mota del Cuervo y algunos más, pero no por el acierto de la Administración a la hora de ayudarles a crecer, sino por el tesón y la capacidad emprendedora de sus habitantes.

Pero después de oir lo oído, no tengo más remedio que exclamar ¡Vaya forma que tienen nuestras mentes políticas regionales y provinciales de luchar contra la despoblación! Por esa regla de tres, que cierren las escuelas, los centros de salud y practiquen la eutanasia activa sobre los ancianos que como ya no pueden reproducirse, resultan  ser un gasto prescindible que lastra la capacidad de realizar otras inversiones en provincias más rentables que Cuenca.

Tal vez el Consejero de Sanidad, el señor D. Jesús Fernández Sanz debería dimitir o pedir disculpas, y también el Delegado de la Junta en Cuenca, o al menos exigir responsabilidades a quien las tenga por su desconsideración con los habitantes de esta comarca, o quizás también la Directora provincial de Sanidad, doña Mari Luz Fernández Marín, que me parece increíble que haya podido suscribir ese criterio, ya que la conozco personalmente y no me entra en la cabeza un razonamiento así en una persona tan volcada en ayudar a mitigar el sufrimiento de las personas atendidas en nuestras asociaciones socio sanitarias, claro, que hay que contar con que la política a veces exige tomar decisiones contra la propia conciencia por la obsesión de la Administración en reducir gastos o por esa incorregible costumbre tan española, de practicar el castigo político al que no sigue al pie de la letra las consignas de arriba.

Pero puestos a reducir gastos innecesarios, podrían suprimir un par de centros de salud de la capital, pues para los habitantes que tiene creo que cinco son excesivos, o el Centro de Especialidades que está previsto construir, pues ya tienen otro además del Policlínico anexo al Virgen de la Luz, más por supuesto, las urgencias del Hospital, así que por favor, rentabilicen las inversiones, y ante este derroche sanitario en una sola ciudad, comparen las dotaciones de la provincia: sólo dos centros de especialidades, el de Motilla del Palancar y el de Tarancón, con muchísimas carencias en personal, aparatos de diagnóstico y unas especialidades que no funcionan correctamente por sus largas listas de espera, dándose la paradoja de que si se solicita cita en Cuenca para la misma especialidad que pasa consulta en Tarancón, el tiempo de espera puede llegar a ser cuatro veces menor, por lo que muchas personas optamos por viajar antes de tener que esperar a veces meses, para ser atendidos en nuestro pueblo; así como un servicio de urgencias infradotado en personal y medios, y todo eso para atender a cerca de 150.000 habitantes para la quinta provincia más extensa de España y la tercera menos poblada. Supriman también los gastos inútiles de propaganda electoral encubierta y economicen otros que repercuten en la mala dotación de una provincia moribunda, agonía en gran parte provocada por una vieja y continuada mala gestión del territorio y un exceso de centralismo egoísta o puros personalismos y cierta endogamia y clientelismos capitalinos que habría que erradicar.

Y para finalizar, sólo me queda esperar a que nuestras autoridades municipales, y las comarcales sepan estar a la altura y defender a la comarca de semejante ofensa en la misma medida en que les confiaron su voto, pues un silencio injustificable sería muy decepcionante.


Fdo. P. López Ocaña

Tarancón 27/08/2019

Promedio: 4.9 (7 votos)

Comentarios

Deja un comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
Formato de entrada
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las palabras no apropiadas se sustituirán por su versión filtrada.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

¿Quieres insertar html? Echale un ojo a nuestros consejos de composición.

CAPTCHA
Esta pregunta es para prevenir posibles envíos de spam
Image CAPTCHA
Introduce los caracteres de la imagen respetando las mayúsculas / minúsculas.