Viernes Santo en Tarancón.

Única y emotiva la procesión de la mañana que sacó a la calle el Cristo del Altar Mayor de la Parroquia de Ntra. Sra. de la Asunción. Por la noche salió la procesión del Santo Entierro pero se tuvo que suspender cuando todavía no habían terminado de salir todas las hermandades.

Fotos

No es la primera vez que el Viernes Santo por la mañana se celebra procesiones en Tarancón. En alguna ocasión, la suspensión en Jueves se salió por la mañana del Viernes, en la década de los 60.-70 y con motivo del Cincuentenario, las Bodas de Oro de la constitución de la Junta Mayor de Hermandades y Cofradias de la Semana Santa (2004), se llevó a cabo otra solemne procesión matinal. Pero desde luego, esta si ha sido singular y será única, porque no será fácil que el Cristo del Calvario, obra de Pedro de Villadiego, del Siglo XVI pueda ponerse en andas, como esta mañana y recorrer las calles de Tarancón.

Una novedad con la que se cumplía una ilusión del propio presidente de la Junta Mayor, Victor Dominguez, hecho realidad, con brillantez y que ha constituido todo un éxito, por el recogimiento, la solemnidad y emotividad del mismo.  Elegida por la formula de Via Crucis, además al estilo de la Jornada Mundial de la Juventud del pasado año en Madrid, con un recorrido por el casco antiguo. Contó con la participación de las ocho hermandades la Semana Santa, que desfilaron con sus estandartes, guías y banderines. Que aportaron banceros para portar el impresionante Paso con una mezclolando de colores por los hábito que impresionó a todo el publico expectante por el recorrido. Ademas hubo que hacer relevos puesto que había casi una treintena mas de voluntarios cofrades de las diferentes hermandades para llevar sobre sus hombros el Paso.
No falto la representación civil con la alcaldesa al frente y el sonido clásico de nuestra Semana Santa, con el rudo redoble de cinco tambores uno por cada banda de las Hermandades, con el inconfundible las horquillas, estremeció al publico taranconero y visitantes en la matinal del Viernes Santo.
El Cristo del Calvario, preside el Retablo del Altar Mayor desde su construcción siglo XVI es fiel testigo de la vida cristiana y católica de 4 siglos de la Historia de Tarancón y volverá a presidir el mismo.
Esta procesión Via Crucis que ha sido la única en el Triduo Pascual que ha salido a la calles, dado que el Jueves Santo no pudo salir por las inclemencias meteorológicas y la de hoy Santo Entierro tuvo que recogerse sin haber terminado de completar la salida, por la tormenta de granizo.
Eso sí, el Santo Entierro se llevo a cabo en el templo Parroquial como el pasado año, con las palabras del párroco, las voces del coro parroquial y otras de otros colectivos y las notas musicales de la Agrupación Musical Nuestra Sra de Riánsares desde el coro. Un ambiente de recogimiento, respeto y silencio impresionante reinó en el mismo.
Se recuerda cuando este acto se llevaba a cabo en la Iglesia a la media noche del Viernes Santo desde la década de los 40 hasta el comienzo de los 80 que se paso a realizar en la plaza con las tres clásicas vueltas como continuación de la procesión del Santo Entierro del _Viernes Santo que hoy en aplicación del Protocolo de Lluvia se tuvo que recoger.
Promedio: 5 (4 votos)

Comentarios

Deja un comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
Formato de entrada
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las palabras no apropiadas se sustituirán por su versión filtrada.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

¿Quieres insertar html? Echale un ojo a nuestros consejos de composición.

CAPTCHA
Esta pregunta es para prevenir posibles envíos de spam
Image CAPTCHA
Introduce los caracteres de la imagen respetando las mayúsculas / minúsculas.