La educación nuestra de cada día

Se acaba de estrenar en los cines Neds (No Educados y Delincuentes), de Peter Mullan. Nuestro colaborar Vicente Parra Fenollar nos da una visión muy personal de esta película dura y violenta sobre la educación en las escuelas de la Inglaterra en los años 70. Trailer

Vídeo

Fotos

NEDS ( Acróstico de: No Educados y Delincuentes), de Peter Mullan

Concha de Oro en el pasado Festival de Cine de San Sebastián

Crítica:

El hogar del joven alumno de secundaria John McGill (Conor McCarron) no es, precisamente, el de un cuento de hadas. Pobrísimo, con un padre (el propio director: Peter Mullan) borracho y odiado, y más bruto que un cabestro, y un hermano que es la quintaesencia de la violencia… Y el instituto no va a la zaga en lindezas. Alumnos que no estudian porque no ven futuro, que aprecian más una cicatriz navajera que una obra de Shakespeare, con mucho glam, mucho rock, mucha droga (barata, eso sí), mucha violencia e importándoles un carajo las notas escolares... ¿Y los profesores? Pues nada. ¡Unos jodidos! La toman con uno y le castigan continuamente porque si osan castigar a quien deben, al hermano mayor, pueden ganarse una hostia de esas de te vuelvo la cara del revés. Y el Johnnyto que quería estudiar y ser buen chico, medita la aseveración de Ortega: “Yo soy yo y mis circunstancias”, y llega a la conclusión de que no puede salir del pozo. Así que…

Los condicionantes

- Eso en España no pasa – kikirikea mi tía Carmen.

- Yo creo que también pasa. Ahí tienes, por ejemplo, “El Gallinero” en la Cañada Real – me atrevo a insinuar al tiempo que calculo la intensidad de reacción de mi tía.

- ¡Claro! ¡Por qué están gobernando los socialistas! – sentencia mi tía- ¡Ya verás tú cuando el Presidente sea Presidente del Gobierno (Se refiere al señor Rajoy, naturalmente) ¡Que ya está al caer! Él cambiará todo el sistema educativo.

- Pero tía… ¡Si el actual Ministro de Educación le ha ofrecido un pacto para la reforma educativa y el Partido Popular se ha negado en redondo!

- Porque el Presidente no quiere arriesgarse a hacerse la foto con Zapatero y que luego le estafe. El Presidente es muy prudente. – trompetea mi tía.

- Pues si no hay pacto, ya ves lo que pasa. Mira esos chavales de Glasgow –le hago notar.

- Pues eso. Chavales de Glasgow. ¡Chavales de Inglaterra, que es protestante!- casi grita mi tía

- Pues aquí, en la muy católica España, le dieron la Concha de Oro en el festival de San Sebastián a esta película. Y al protagonista nada menos que un más que merecida  Concha de Plata como mejor actor.

-¿Y los cómicos qué saben de sistemas educativos? Los padres y las hermanas siempre han educado muy bien a los chavales. De los colegios de curas y monjas no salen delincuentes – zurea mi tía.

- Que sí, tía. Lo que pasa es que eso se oculta y no se habla de ello. Los ingleses, en cambio, lo airean siempre que pueden.

- ¿Desde cuando? ¡El cine inglés siempre ha sido academicista y se ha ocupado de la estanca sociedad británica!- clama mi tía

- Pues desde que a finales de los cincuenta y principios de los sesenta irrumpieron en el teatro los Wesker, Osborne, Saunders, Kopitt… Y les siguieron en el cine los Tony Richardson, Karel Reizs, Lindsay Anderson… Ahí están “Los chicos de cuero”, “La soledad del corredor de fondo”… ¿Y dónde te dejas una película tan revolucionaria como “If”… también, precisamente, sobre la necesidad de una reforma educativa?

- Pero eso era antes. Cuando se acabó el Imperio Británico, que estaba todo manga por hombro gracias a los socialistas de Wilson –casi ladra mi tía-. Ahora, gracias a la señora Thatcher, Inglaterra está asentada y boyante. La educación no tiene nada que ver con estos jóvenes. Son delincuentes puros y duros. No te olvides que estamos hablando del Glasgow de los años setenta.

- Más o menos como el de ahora. Como la Inglaterra de ahora. Como la España de ahora. Esos chicos son jóvenes que Peter Mullan, que también escribe el guión, conoció en su juventud y eran amigos. Incluso él se ha reservado interpretar el padre del chaval, que seguro que es trasunto de su propio padre, aunque la película no sea autobiográfica. Y si el núcleo de “If”… era el sistema de clases que impregnaba la educación, el de “Neds” es el mismo: retrato social a través de una educación clasista.

- Está visto que a ti, en cuanto aborda temas sociales, el cine te gusta un huevo. Pues no creo que la película sea para tanto – pontifica mi tía sin posibilidad de réplica.

Pero yo, aunque no se lo diga a ella, pienso que la película es buena. Que si bien en su tramo final la historia se va por derroteros que se me antojan un tanto extremos y desmesurados, no resta valor a lo que se ha mostrado hasta entonces: una historia social de gran fuerza, que mantiene la tensión hasta el final, alternando la sobriedad de una cámara trincada firmemente en el suelo, que objetiva y tensiona la historia, y la proximidad de una cámara en mano que pone ritmo  y subraya el componente social. El joven John, espléndidamente interpretado por el joven actor, recorre un camino consecuente en el que acaba afrontando las consecuencias de sus actos hasta llegar a un final lírico y arriesgado.

- Ya verás tú como se acaban esos delincuentes cuando el Presidente sea Presidente del Gobierno – grazna mi tía Carmen.

La miro un tanto asustado.

Fdo.Vicente Parra Fenollar

 

Sin votos aún
Palabras claves

Comentarios

Deja un comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
Formato de entrada
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las palabras no apropiadas se sustituirán por su versión filtrada.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

¿Quieres insertar html? Echale un ojo a nuestros consejos de composición.

CAPTCHA
Esta pregunta es para prevenir posibles envíos de spam
Image CAPTCHA
Introduce los caracteres de la imagen respetando las mayúsculas / minúsculas.